· 

Unidos como el Cuerpo de Cristo - Devocional Enero 19


Lectura semanal - Evangelio de Mateo capítulos 2 al 4


TEXTO DEL DÍA


Así como el cuerpo es uno … así también Cristo. Porque por un solo Espíritu fuimos todos bautizados en un cuerpo, sean judíos o griegos, sean esclavos o libres; y a todos se nos dio a beber de un mismo Espíritu. (1 Corintios 12:12–13)

En 1 Corintios 1 descubrimos que la iglesia de Corinto estaba desgarrada por las facciones. La mejor manera de comprender este texto es analizarlo contra este fondo de división. El énfasis de Pablo es que hay un solo Espíritu Santo y que es el Espíritu de la unidad. En siete u ocho oportunidades en la primera mitad del capítulo 12 se lo menciona como ‘un solo Espíritu’ o ‘un mismo Espíritu’. El apóstol lo subraya haciendo tres afirmaciones fuertes a favor de la unidad.

 

En primer lugar, todos los creyentes han sido iluminados por un solo y mismo Espíritu para declarar que ‘Jesús es el Señor’ (vv. 1–3, BLP). Esta sigue siendo una evaluación confiable para aplicar a cualquier persona o movimiento. La obra característica del Espíritu Santo es glorificar a Jesús. Nunca debemos separar a la segunda y tercera personas de la Trinidad.

 

En segundo lugar, todos los creyentes han sido enriquecidos por uno y el mismo Espíritu con diversos dones (vv. 4–11). En el Nuevo Testamento encontramos cinco listas de los dones espirituales. El propósito de los dones es ‘para el bien de todos’ (v. 7, RVR95), y cuanto más contribuyen a edificar la Iglesia, tanto más valiosos son (14:12).

 

En tercer lugar, todos los creyentes han sido bautizados con uno y el mismo Espíritu en el cuerpo de Cristo (vv. 12–13). Es bien conocido que los pentecostales y los cristianos carismáticos consideran el bautismo del Espíritu como una segunda experiencia, subsiguiente a la conversión y al nuevo nacimiento, y que en consecuencia algunos cristianos lo han recibido y otros no (aunque todos pueden recibirlo). Pero nuestro texto bíblico parece contradecir esa enseñanza. Según el apóstol Pablo, todos hemos sido bautizados con un mismo Espíritu y todos hemos bebido del mismo Espíritu. Los dones del Espíritu, presentados como bautismo o como bebida, son un privilegio de todos los creyentes. ‘Y si alguno no tiene el Espíritu de Cristo, no es de él’ (Romanos 8:9).*

 

 

*Toda la Biblia en un año: Reflexiones diarias Desde Génesis hasta Apocalipsis. (A. Powell, Ed. Y Trad.)


Compártelo en tus redes Sociales: