· 

Siervos que no se resisten a la voluntad de Dios


Porque el verdadero siervo de Dios no se resiste a la voluntad de Dios, sino, todo lo contrario, está presto a responder al llamado de su Señor.


COMPARTA EN SUS REDES SOCIALES: