· 

Los ojos, la lámpara del cuerpo - Devocional Enero 28


Lectura Semanal

Semana del 26 Enero - Evangelio de Mateo capítulos 5 al 7


TEXTO DEL DÍA


"La lámpara del cuerpo es el ojo; así que, si tu ojo es bueno, todo tu cuerpo estará lleno de luz." (Mateo 6:22)


Por: Benito E. Montas

 

Nuestro texto para el día de hoy nos dice que nuestros ojos son la lámpara de nuestro cuerpo, ¿cómo es esto? Bien, a través de nuestros ojos entra no solo la luz del sol o las de bombillas o lumbreras artificiales, a través de ellos entra también la luz de la sabiduría por medio de lo que vemos o leemos.

 

Hoy más que nunca estas palabras de nuestro Señor Jesucristo son, no solo importantes, sino, unas a las que debemos prestar primerísima atención. Por medio de los ojos dejaremos entrar la luz de la verdad de Dios o la oscuridad del pecado que todo lo corrompe. A través de nuestros ojos dejaremos que entre en nuestro cuerpo la luz de la palabra de Dios, lumbrera a nuestros pies (Salmos 119: 105), o permitiremos que ideas y pensamientos corrompidos, o quizás doctrinas de demonios entren por ellos.

 

Es innegable que con el avance de la tecnología, no solo tenemos a nuestra disposición grandes instrumentos que nos ayudan a expandir el mensaje del reino de Dios, o incluso nos ayudan a crecer en nuestro ministerio cristiano, o nos hacen la vida más llevadera con una minicomputadora en nuestras manos, como son los teléfonos móviles, o celulares. Sin embargo, son junto a muchas otras tecnologías, si no se les da un uso prudente y con sabiduría, herramientas que nuestro enemigo el diablo usará para hacernos llegar la oscuridad hasta lo más adentro de nuestro ser, cambiando la luz de la verdad de Cristo, por cualquier otra bagatela insignificante del web.

 

Así que estemos alertas, y no permitamos que aquello que nos puede ayudar llevar más luz mediante nuestros ojos, lleve a nuestro interior solo más oscuridad. Así que, "si tu ojo es maligno, todo tu cuerpo estará en tinieblas. Así que, si la luz que en ti hay es tinieblas, ¿cuántas no serán las mismas tinieblas?" (Mateo 6:23). Cuidemos que las tinieblas no oscurezcan nuestro ser, sino por el contrario, iluminemos nuestro interior con la Palabra de Dios diariamente.


Compártelo en tus redes Sociales: