· 

Amados en Jesucristo - Devocional Enero 20


Lectura semanal - Evangelio de Mateo capítulos 2 al 4


Texto del día


"Y Jesús, después que fue bautizado, subió luego del agua; y he aquí los cielos le fueron abiertos, y vio al Espíritu de Dios que descendía como paloma, y venía sobre él.  Y hubo una voz de los cielos, que decía: Este es mi Hijo amado, en quien tengo complacencia." (Mateo 3: 16-17)


Por: Benito Montas

 

El bautismo de nuestro Señor, Jesucristo, fue un hecho trascendental en la história. El mismo Juan el bautista, se sorprendió cuando Jesús se presentó ante él para recibir el bautismo. Debemos recordar que Juan estaba bautizando para perdón de pecados, un bautismo de arrepentimiento, y ya que el mesías no tenía pecados, Juan le dice que el, Juan, es quien debería ser bautizado por Jesús y no lo contrarío. 

 

Sin embargo, Juan no sabía que el Cristo debía ser el primero en todo en relación con sus hermanos, los que creyeran en él, cuando iniciara su ministerio. Jesucristo como hombre debía cumplir con ciertas asignaciones como un ejemplo a seguir por sus discípulos, y como aquel a través del cual Dios nos vería a nosotros en él. Por eso era importante que al iniciar su servicio a Dios en Israel, fuera a las aguas para ser bautizado. 

 

Del mismo modo, nosotros hoy somos bautizados, luego de haber creído en Jesucristo, y siguiendo su ejemplo, vamos a las aguas, no para que nuestros pecados sean perdonados, pues ya habían sido perdonados al creer, si no, como demostración pública de nuestra conversión, de nuestra entrega a servir a Dios en nuestro Señor Jesucristo.

 

Por otro lado, el texto nos muestra la voz de aprobación del Padre y demostración de el Espíritu Santo, una forma trinitaria de la presentación del Salvador prometido. Esta es una prueba testimonial de que Jesucristo era el escogido por él Padre. Del mismo modo cuando Dios nos ve, no ve al ser humano pecador que somos, sí hemos creído verdaderamente en el Hijo de Dios, Él ve a Jesucristo, ve ese momento del bautismo de Jesús y nos dice, eres mi hijo amado en quien tengo complacencia. 


Compártelo en tus redes Sociales: