· 

SERVIMOS A DIOS O A LOS IDOLOS


Definitivamente al pasar de muerte a vida, dejamos de ser idólatras para convertirnos en verdaderos adoradores y servidores del único Dios verdadero por su hijo Jesucristo, sin embargo cada día debemos elegir abandonar aquellas cosas que están ocupando ese lugar en nuestro corazón que solo a Él le pertenece.



COMPARTA EN SUS REDES SOCIALES: